Traductor

English French German Spain Italian Dutch Russian Portuguese Japanese Korean Arabic Chinese Simplified

miércoles, 27 de agosto de 2014

La generación del ajuar cerámico y la recreación del ambiente interior del Templo Ibérico de La Alcudia de Elche

Muchas son las dificultades que he hallado en esta recreación virtual. Como ya publiqué en otra entrada mi teoría, quizá un tanto polémica, contradice las conclusiones a las que llegó Rafael Ramos sobre la estructura. Tras una investigación minuciosa del proceso de excavación (hasta donde ha sido posible) y de la abundante bibliografía en torno a la arquitectura sacra ibérica y sus paralelos he llegado a la conclusión de que o bien el edificio es el más singular e inusitado del mundo ibérico descubierto hasta el momento (caso de que Rafael Ramos tenga razón), o bien no se llegó al nivel de paso de fundación de la estructura y faltan restos por exhumar (caso de que mi hipótesis sea correcta).

Si estoy en lo cierto, como parecen indicar todos los paralelos arquitectónicos y el hecho de que la mesa de ofrendas posea una más que curiosa "cimentación", los restos arqueológicos de la datación del edificio no han aparecido aún, y no sabemos la cronología precisa del mismo. Por lo tanto no he podido realizar una recreación todo lo didáctica que hubiera deseado, porque considero que la interpretación de la función aproximada de las estancias y del edificio en su conjunto es poco fiable.

Recreación interior de la estancia superior de la supuesta fase A del Templo Ibérico de La Alcudia de Elche.

A tal efecto me he encargado de reproducir el ajuar cerámico que Rafael Ramos considera como de finales del siglo VI a. C. (quizá por hacerlo coincidir a la fuerza con los capiteles protoeólicos cuya fiabilidad estratigráfica es nula). Sin embargo primero E. Llobregat (Llobregat Conesa, 1994, 174) y posteriormente J. Moratalla (Lucentum XXIII-XXIV, 2004-2005, 98) aducen que según la cerámica la fase A del templo no superaría el último tercio del s. V a. C. 

Mi hipótesis plantea la falta de exhumación de los restos fundacionales de la estructura así como una investigación estratigráfica de la misma que ponga de manifiesto sobre qué nivel apoya, es decir, no basándonos meramente en la cerámica cuya vida útil puede alargarse y además siempre denota el horizonte de abandono, posterior por fuerza al hecho fundacional de la estructura. Lo que quiero decir es que mi hipótesis, de ser correcta, plantea que, al no haberse exhumado el primer nivel de paso de la estructura, por el momento la cronología puede ser la misma planteada, la del último tercio del s. V a. C., o no. De cualquier modo, dada la falta de información del proceso de excavación por el momento es imposible la verificación de estos datos, pero los explico para dar cuenta de la extrema dificultad a la hora de plantear una recreación didáctica, algo que finalmente yo considero prácticamente imposible por falta de datos.

Recreación tridimensional del ajuar cerámico perteneciente a finales del s. V a. C.

Yo no puedo plantear lo que no conozco, pero sí que puedo dejar de plantear lo que desconozco. Desconozco el tipo de ritual practicado en el edificio, y la función de las habitaciones, por lo tanto la Dama de Elche deja de estar dentro de la estructura, ya que no hay ni un solo paralelo similar en todo el mundo ibérico (en el que prácticamente siempre están asociadas al mundo funerario). Esta teoría de Rafael Ramos es en mi opinión en extremo aventurada, y por lo tanto la elimino. En lo que concierne al espacio interior que he recreado, y como ya he dicho antes, no conozco el tipo de ritual por falta de restos (más de dos tercios del ajuar cerámico de esta época es de uso doméstico según J. Moratalla), y tampoco a qué uso se destinaron sus muros, pues no hay una descripción de los rellenos de cada estancia, algo que en la estructura de dos pisos hubiera sido muy revelador, por ejemplo. Es decir, como dada la escasa información de la excavación se desconoce prácticamente todo, me he limitado a reproducir la cerámica del último tercio del s. V a. C. del modo más aséptico posible, así como un manto con un bordado para denotar la adscripción cultural de la misma. La falta de un banco de madera o de alimentos es intencionada, ya que no deseaba dar a entender una función de la estancia que se desconoce por completo. Si bien los contenedores, probablemente de líquidos, como el ánfora (A-IBE R1), y otros más ambiguos como el kalathos de cuello estrangulado suelen relacionarse con el contenido alimenticio, lo que hace pensar, aunque yo haya evitado afirmarlo en una recreación, que en la estructura como poco se comía y se bebía.

Concluyendo: no he tenido más remedio que realizar las recreaciones más asépticas posibles, y por lo tanto intencionadamente ambiguas, dada la falta de información proporcionada por el proceso de excavación, y, si mi hipótesis es correcta, por el desconocimiento del nivel de uso original del edificio.
Licencia de Creative Commons
Templo ibérico La Alcudia de Elche: fase A, interior y ajuar by Pedro Peña Domínguez is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://ppd3d.blogspot.com.es/2014/08/la-generacion-del-ajuar-ceramico-y-la.html.

4 comentarios: